Prescripción para la acción de reclamación de la Cláusula Suelo y Gastos hipotecarios

Reclamación de gastos del préstamo hipotecario. Prescripción de la acción

Con carácter previo debemos indicar que cualquier cuestión sobre las controvertidas Cláusulas suelo y, ahora también, sobre la pretensión de devolución de los gastos de notaría, registro e impuestos, satisfechos por el consumidor, debe resolverse con la provisionalidad propia derivada de los constantes cambios de criterio que en determinados matices trascendentes todavía se esperan en próximas fechas.
En el caso concretamente de la reclamación de los gastos derivados de los préstamos hipotecarios, las dudas son mayores si cabe y muchas opiniones que aparecen en los medios son, en gran medida, interesadas.
Es cierto que a raíz de la Sentencia del Tribunal Supremo de 23 de diciembre de 2015 (SP/SENT/837195), varias Audiencias Provinciales han declarado ya la nulidad de las cláusulas que establecen el pago de los mismos a cargo de los prestatarios, sin embargo, sería recomendable esperar a un nuevo pronunciamiento del Alto Tribunal al respecto, dado que el propio Tribunal en la citada Sentencia, admite la posibilidad de una mínima reciprocidad en la distribución de los gastos producidos como consecuencia de la intervención notarial y registral, sancionando solamente que la totalidad de tales gastos recaigan sobre el hipotecante, "... a pesar de que la aplicación de la normativa reglamentaria permitiría una distribución equitativa ...". Este pronunciamiento, según nuestro criterio, no puede equipararse al que se efectúa respecto de las Cláusulas suelo y por lo tanto su nulidad no es tan clara. En esta tesitura, aventurar igual resultado para la reclamación de este tipo de gastos, que para las cláusulas suelo, nos parece arriesgado.
En cualquier caso, nos parecen acertada la fundamentación invocada por el suscriptor basada en la legislación sobre consumidores y usuarios y en base a dicha legislación y a la aplicación de los mismos criterios que se han seguido para las cláusulas suelo, podría perfectamente sostenerse su nulidad y por lo tanto imprescriptibilidad de la acción.
En otro caso, deber recordarse que sobre el plazo de prescripción de las acciones personales, el nuevo plazo de cinco años recogido en el art. 1964 del Código Civil, es de aplicación a partir del 7 de octubre de 2015, si bien, aquellas acciones que hubieran nacido con anterioridad a dicha fecha y con posterioridad al 7 de octubre de 2005, quedará prescritas en cualquier caso el 7 de octubre de 2020, y aquellas acciones nacidas entre el 7 de octubre de 2000 y el 6 de octubre de 2005, se aplicaran los quince años.
FUENTE: EDITORIAL SEPÍN